Judaismo! - Behaalotja

Library Library Kaddish

¡Judaismo!

Behaalotja

19 de Sivan 5758; 13 de junio 1998


Contenido:

  • Resumen de la Parashá
  • Comentario a la Parashá
  • Haftará
  • Consejo Paternal
  • Información sobre la suscripción
  • Or Sameaj en el Web

    Esta publicación también esta disponible en los siguientes formatos: [Text] [Word] [PDF] Explicación de estos símbolos


  • Resumen de la Parashá

    Contenido

    Se le enseña a Aarón el método de encendido de la Menorá. Moshé santifica a los Leviim para que trabajen en el Mishkán. Ellos reemplazan a los primogénitos, que quedaron descalificados tras pecar con el Becerro de Oro. Después de cinco años de entrenamiento, los Leviim sirven en el Mishkán entre las edades de 30 y 50 años; luego se dedican a trabajos menos extenuantes.

    Un año después del Exodo de Egipto, Hashem le ordena a Moshé todo lo relativo al Korbán Pesaj. Los que no son aptos para realizar el Korbán Pesaj piden una solución, y así es como se da la mitzvá de Pesaj Sheiní, que da una "segunda oportunidad" para ofrecer el Korbán Pesaj un mes más tarde.

    Las nubes milagrosas que flotan cerca del Mishkán, dan la señal de cuándo viajar y cuándo acampar. Con dos trompetas de plata se convoca a los príncipes o a toda la nación cada vez que se tiene que realizar algún anuncio. Las trompetas también sirven para anunciar viajes, guerras y fiestas. Se especifica el orden en el que marchan las tribus.

    Moshé invita a su suegro, Yitro, a que se una a los israelitas, pero Yitro retorna a Midián. Ante la instigación del erev rav (la multitud mezclada de egipcios que se unió a los israelitas en el Exodo), hay quienes se quejan del mana. Moshé objeta que no puede gobernar él solo a toda la nación. Hashem le dice que seleccione 70 ancianos, el primer Sanhedrin, para que lo ayude, y le informa que el pueblo recibirá carne hasta que se enfermen de tanta carne. Dos de los candidatos del grupo de ancianos profetizan más allá de su mandato, al predecir que Yehoshua, y no Moshé, será quien conduzca al pueblo a Canaán. Hay quienes protestan, entre ellos el propio Yehoshua, pero a Moshé le complace que otros se hayan convertido en profetas.

    Hashem envía una provisión incesante de codornices para los que se quejaron de que no tenían carne. Una plaga castiga a aquéllos que se quejaron. Miriam le hace una crítica constructiva a Aarón, donde también implica que Moshé es como los demás profetas. Hashem explica que la profecía de Moshé es superior a la de cualquier otro profeta, y castiga a Miriam con tzaraat, como si hubiera difamado a su hermano. Moshé reza por ella, y la nación aguarda hasta que se cure, antes de proseguir con el viaje.




    Comentario a la Parashá

    Contenido

    "Y así hizo Aarón" (8:3)

    Uno de los rasgos menos atractivos de la vida urbana de nuestros días es el grafiti.

    A veces la motivación es política; otras, anárquica.

    En realidad, el abuelo del grafiti moderno son las iniciales grabadas en el tronco de un árbol junto con un corazón atravesado por una flecha: "Tito y Teresa", y otras por el estilo...

    ¿Cuál es el motivo que subyace a esta necesidad de grabar el nombre en la piedra, y de pintar las opiniones en medio de la calle?

    Al hombre lo aterroriza el pensamiento de su propia transitoriedad. Al grabar su nombre, trata de extender su vida a miles y miles de años. "Aunque yo me muera, seguiré vivo siempre que alguien lea esto".

    El grafiti es un grito de angustia frente a nuestra propia transitoriedad.

    Leemos que, cuando Aarón encendía la Menorá, lo hacía sin cambiar nada. ¿Qué tiene esto de especial? Por supuesto que si D-os nos ordena hacer algo, lo haremos sin alterar el orden.

    No. Al decir que Aarón no cambió nada, significa que no se movió ni un milímetro del modo en que D-os le ordenó hacer la mitzvá. La cumplió exactamente del modo en que que se le ordenó. Resistió el deseo natural de agregarle su propia impronta a lo que estaba haciendo, de agregar algo de su propia personalidad, de inmortalizarse a sí mismo.

    Aarón fue alabado porque quería hacer nada más ni nada menos que la voluntad de D-os.

    La voluntad de D-os, que son Sus Mitzvot, no tienen fallas. Cuando el Hombre trata de "mejorarlas", está escribiendo un "grafiti" en el edificio de la perfección divina.

    El Rebe de Kotzk, Rabí Yehoshua Bertram


    "Según la palabra de Hashem viajaban los Hijos de Israel" (9:18)

    Cuando pensamos en la primera vez que el hombre puso pie en la luna, probablemente la primera imagen que nos viene a la cabeza es la de Edward Aldrin con los brazos levemente elevados de los costados del cuerpo a causa del bulto de su traje de astronauta. Distorsionada por la curvatura del visor de su casco, se percibe la imagen reflejada del fotógrafo, Neil Armstrong. Frente a él hay unas cuantas huellas que representan ese "salto gigante". Detrás de él, la oscuridad del espacio.

    Cada vez que queremos dejar un recordatorio de un evento que marca un hito en nuestra vida, sacamos fotos para inmortalizar la experiencia. Tanto sea una boda como un viaje por el Orinoco, dejamos recuerdos de esas experiencias. Y al dejar recuerdos, estamos fijando dichos eventos en el mapa de nuestra vida, donde quedan estampados como postes de señalización, que nos dicen dónde estuvimos, y muchas veces nos ayudan a aclarar la dirección hacia dónde debemos dirigirnos.

    Al irse del Sinaí tras la entrega de la Torá, el pueblo lo hizo de un modo imperfecto. La Torá dice: "y viajaron del Monte Sinaí el camino de tres días". Rashi explica que "el camino de tres días lo transitaron en un solo día". Y el Ramban dice que "viajaron desde el Monte Sinaí con alegría, igual que un niño que sale corriendo de la escuela".

    Pero si nos ponemos a pensar en el asunto, resulta difícil comprender que era imperfecto en su comportamiento. Después de todo, la persona debe correr para hacer una mitzvá, y ellos "iban corriendo" a Eretz Israel, donde se realizaban muchas mitzvot en forma exclusiva.

    ¿Acaso no cumplían meramente con el mandato de realizar las mitzvot con diligencia?

    Por otra parte, en la parashá de esta semana la propia Torá nos enseña que "según la palabra de Hashem viajaban, y según la palabra de Hashem acampaban". Entonces ¿cuál fue su falta, si era Hashem el que determinaba cada uno de sus movimientos?

    La falta no estaba en sus actos, sino en sus sentimientos.

    Cuando ocurre algo especial en la vida, sentimos la necesidad de dejar un recuerdo que inmortalice dicho momento. Los Hijos de Israel, a pesar de querer llegar lo más rápido posible a Eretz Israel, de todas maneras deberían haberse ido del Monte Sinaí, que fue el sitio de la entrega de la Torá, con emociones encontradas, con un poquito de melancolía, por el hecho de estarse alejando del sitial en que fueron creados como pueblo judío, que era todo el propósito de la Creación.

    Deberían haber querido "sacar una foto", un recuerdo emocional, de éste, el más grande "salto gigante" de la humanidad.

    Pirkei Avot 4:2; Rabí Meir Jadash, Rabí Menajem Tzvi Goldbaum en "Moser Derej"


    "Y el hombre Moshe era más humilde que cualquier persona en la faz de la tierra" (12:3)

    ¿Cómo se pone un litro en un recipiente de medio litro?

    Si las paredes del recipiente son muy gruesas, lo que se puede poner adentro será menor que si las paredes fueran delgadas. Cuanto más delgadas son las paredes del recipiente, menos espacio ocupan, y por lo tanto, mayor es la capacidad del recipiente.

    Moshe Rabeinu era más humilde que cualquier otra persona que haya vivido. El se consideraba menos que todos los demás. ¡Lo cual no significa que Moshe creyera que era un simplón!. Moshe sabía quién era. Era un rey. Pero se daba cuenta de que, en comparación con Hashem, no era nada. Comprendía este punto con mayor claridad que cualquier otra persona que haya pisado este planeta.

    Moshe era, a sus propios ojos, como la piel del ajo, que prácticamente carece de substancia, el mínimo indispensable para existir en este mundo. El, más que nada, "contenía espacio".

    Es por ese motivo que pudo recibir y contener la Torá en toda su perfección.

    No es que Moshe fuera simplemente "el mejor para el trabajo". No es que fuera relativamente humilde, más humilde que los que lo rodeaban. No: Moshe alcanzó un nivel absoluto y cuantificable de humildad, en cuyo punto fue capaz de contener toda la Torá en toda su complejidad y extensión.

    Por eso, inclusive hoy, si alguien llegara al nivel de humildad de Moshe, esa persona también podría recibir la Torá en toda su perfección y extensión, igual que Moshe.

    Rúaj ha Jaim


    "Cuando encendáis las luces" (8:2)

    ¿Cuál es la conexión que existe entre la parashá de la semana pasada, que se refiere a los regalos que se trajeron para la inauguración del Mishkán, y el comienzo de la parashá de esta semana, que describe la mitzvá de la Menorá?

    Al final de la parashá de la semana pasada, cuando Aarón vio que los príncipes de todas las otras tribus traían sus ofrendas para la inauguración del Mishkán, se puso triste. Pensó que lo habían dejado afuera. Pero Hashem lo consoló y le dijo que su parte sería más grande que las de los demás príncipes, puesto que él prepararía y encendería las luces de la Menorá.

    ¿Por qué el encendido de la Menorá era más importante que la presentación de ofrendas? El Midrash responde que las ofrendas solamente pueden traerse cuando hay Beit ha Mikdash, mientras que la mitzvá de la Menorá es eterna.

    Pero entonces nos preguntamos: ahora que no hay Beit ha Mikdash, ¿acaso no ha cesado también el encendido de la Menorá?

    En realidad, la Menorá perdura inclusive después de la destrucción del Beit ha Mikdash, a través de los descendientes de Aarón, los macabeos, que eran de linaje sacerdotal.

    La milagrosa victoria de los macabeos ante los griegos, en los días de Januka, ha de ser conmemorada eternamente con el encendido de las luces. Ese fue el consuelo que Hashem le dio a Aarón: que la Menorá viviría eternamente en cada hogar judío con las luces de Januka.

    Ramban




    Haftará

    Zejaria 2:14 - 4:7

    Contenido

    "Pues he aquí que te traeré a mi siervo, el floreciente" (3:8)

    Si bien hoy da la impresión de que el remanente de la majestad de la Casa Real de David se ha esfumado, no obstante, la raíz sigue viva, oculta y latente.

    Inmediatamente antes de la llegada del Mashíaj, habrá una confusión tremenda en el mundo, y dará la impresión de que todo se ha dado vuelta. El orden natural se pondrá patas para arriba: los ancianos se inclinarán ante los jóvenes. La fealdad será llamada "belleza" a viva voz, y lo verdaderamente bello será catalogado de "sin atractivo". El barbarismo será ensalzado como "la nueva cultura" y la cultura verdadera será considerada sin ningún valor.

    Crecerá continuamente el hambre del consumismo y la codicia de bienes materiales, y cada vez tendrá menos con que satisfacer su voracidad.

    Finalmente, Esav-el Materialismo se volverá tan rapaz que se transformará en su propio ángel de la muerte. Literalmente se consumirá a sí mismo y se vomitará a sí mismo.

    Sin embargo, de toda esta decadencia, florecerá la línea de David, como una planta que brota de un pedazo de tierra seco. Habrá tres guerras de confusión, y luego, en el momento designado, el Mashíaj hará su aparición como un majestuoso árbol que brota del terreno yermo, un árbol cargado de frutos, que se revela ante todos.

    Malbim, Or Yesharim en la Hagadá Migdal Ader Hajadash


    Extraídos de la Etica de los Padres, que se suele estudiar en los Shabats del verano.

    "Todo el que repite algo que oyó de otra persona y lo dice en su nombre, trae redención al mundo, tal como vemos en Purim, donde la redención del milagro de Purim se produjo como resultado de que la Reina Esther le dijo al rey, en nombre de Mordejai (Esther 2:22) acerca del complot para asesinarlo."

    (Avot 6:6)

    Mordejai santificó el nombre de Hashem al demostrar la lealtad de un judío hacia su soberano.

    Los del complot, Bigsan y Teresh, eran gente de influencia, y se corría peligro de que si el rey los indultaba, se vengarían de él. Pero el Cielo quiso que semejante conducta ejemplar se publicitara, para que el pueblo aprendiera de él.

    En el caso de Mordejai y Esther, el resultado de tal conducta fue la redención física del complot genocida de Hamán y la redención espiritual de los judíos, que se acercaron a su Padre Celestial


    Escrito y Recopilado por: Rabino Yaakov Asher Sinclair
    Editor y Responsable: Rabino Moshe Newman
    Diseño de Producción: Lev Seltzer
    Diseño de HTML: Moises Cohen


    Esta y otras publicaciones de Torá (en Inglés) están disponibles en el E-Mail.
    Para suscribirse a Judaismo, enviar el mensaje "sub judaismo {su nombre completo}" a listproc@ohr.edu


    Or Sameaj es un grupo de Yeshivot y centros de acercamiento, con sucursales en Norte América, Europa, Sud Africa y Latino América. El Campo Central en Jerusalem provee un completo servicio educacional para más de 550 estudiantes de día completo.


    © 1998 Ohr Somayach International. Esta publicación puede ser distribuida intacta a otra persona sin previo permiso. Invitamos a nuestros lectores a incluir nuestro material dentro de otras publicaciones, como revistas comunitarias. Sin embargo, solicitamos que nos soliciten permiso de antemano, y que luego nos envien una copia del ejemplar.


    Instituciones Or Sameaj
    Calle Shimon Hatzadik #22, Apdo. 18103
    Jerusalem 91180, Israel
    Tel: 972-2-810315 Fax: 972-2-812890
    E-Mail (español): spanish@ohr.edu
    E-Mail (inglés): info@ohr.edu


    Copyright© 1998 Or Sameaj Internacional, Todos los derechos reservados.  Envíenos sus comentarios!
    Las publicaciones electrónicas de Judaísmo pueden ser dedicadas en memoria de algún ser querido, o celebrando alguna fecha especial. Póngase en contacto con nosotros para mas detalles.

    Ohr Somayach International is a 501c3 not-for-profit corporation (letter on file) and your donation is tax deductable.