Judaismo! -Beshalaj

Library Library Kaddish

BeSiata Dishmaya

¡Judaismo!

Behar

15 de Iyar  5760; 20 de Mayo 2000


Contenido:

·  Resumen de la Parashá

·  Comentario a la Parashá

·  Nueva Sección: Preguntas al Rabino

·  Haftará

·  Amor a la Tierra

·  Información sobre la suscripción

·  Or Sameaj en el Web

Esta publicación también esta disponible en los siguientes formatos: [Text][Word][PDF]Explicación de estos símbolos


Resumen de la Parashá

Contenido

La Torá ordena el cese de la agricultura en la Tierra de Israel cada siete años. Este "Shabat" de la tierra se denomina Shemitá. (El año 5754 fue un año de Shemitá en Israel). Después del séptimo año de Shemitá en el año número cincuenta, se anuncia que es año de Jubileo (Yovel), con el sonido del shofar en Yom Kipur. Y este año también es un año en el que la tierra permanece inactiva. Hashem promete darles a los judíos una cosecha abundante antes de los años de Shemitá y Yovel, para proveerle sustento al Pueblo Judío. En el año de Yovel, toda la tierra retorna a la división original que poseía en tiempos de Yehoshúa, y se liberan todos los sirvientes judíos contratados, aunque no hayan completado seis años de servicio. Al sirviente judío contratado no se le puede encargar ninguna labor degradante, innecesaria o extremadamente difícil, y no se lo puede vender en el mercado. El precio de su labor debe calcularse de acuerdo con la cantidad de tiempo que reste hasta que quede libre automáticamente. El precio de la tierra se calcula de un modo parecido. En caso de que alguien venda su tierra ancestral, tiene derecho a redimirla después de dos años. Si se vende una casa en una ciudad amurallada, el derecho de rendención se extiende únicamente al primer año luego de la venta. Las ciudades de los levitas les pertenecen en forma permanente. Se le prohíbe al Pueblo Judío aprovecharse los unos de los otros prestando o pidiendo prestado dinero a interés. Los miembros de la familia deben redimir a cualquier familiar que haya sido vendido como sirviente contratado, a causa de haber empobrecido.

 




 

Comentario a la Parashá

Contenido

CLARO COMO UNA CAMPANA

 

“Proclamaréis la libertad a lo ancho de la tierra a todos sus habitantes” (25:10)

El 8 de julio de 1776 sonó en la torre del Salón de la Independencia de Pennsylvania un sonar de campanas que cambió al mundo entero. La Campana de la Libertad convocó a los ciudadanos a oír la primer lectura pública de la Declaración de la Independencia, que llevaría a cabo el Coronel John Nixon.

 

Cerca de veinte años antes la Asamblea de Pennsylvania había ordenado la construcción de la Campana en conmemoración del quincuagésimo aniversario de la Carta de Privilegios de William Penn de 1701.

 

En la campana había inscripto un versículo de la parashá de esta semana: “Proclamaréis la libertad a lo ancho de la tierra a todos sus habitantes”. Siendo que la campana habría de conmemorar el “jubileo” (del hebreo “yovel”) de la Carta de Pennsylvania, esta cita de la Biblia se consideró sumamente apta, ya que el versículo precedente reza: “Y santificaréis el quincuagésimo año”.

 

Uno de los aspectos más famosos de la Campana de la Libertad es su rajadura.

Cuando se colgó la Campana para ensayar su sonido el 10 de marzo de 1753,  Isaac Norris escribió: “Tuve la mortificación de oír que se rajó............ con un golpe del badajo”

 

La campana fue fundida y remoldeada. Y se le agregó unos ochenta gramos de bronce por kilo de peso, para que fuese menos frágil.

 

El 29 de  marzo de 1753 fue colocada la nueva campana en el campanario. A nadie le gustó cómo sonaba. “Da la impresión de que le agregaron demasiado bronce”.

 

Esta segunda campana también se rajó, y la rajadura creció más y más hasta que, finalmente, el día del cumpleaños de Washington, en 1846, la campana ya no se pudo hacer sonar más. Hasta el presente, todos los 4 de julio se “toca” la Campana de la Libertad en forma simbólica.

 

Si uno se pone a pensar, resulta sorprendente que un símbolo tan famoso sea algo tan imperfecto. Es más: su propia imperfección es parte de su fama.

 

A veces, cuando contemplamos la vida que vivimos, es fácil estar abatidos. Nos parece que el reloj avanza cada vez más rápido. Hay tanto por alcanzar, y hemos logrado tan poco. “lo que nos parecía una imperfección mínima ahora nos parece cada vez más un defecto de enorme importancia. ¿Acaso alguna vez llegaremos a dominar nuestros malos impulsos? ¿Alguna vez nos libraremos de las reacciones reflejo de nuestra bajeza, para tomar la rueda de nuestras vidas en conformidad con los deseos del Creador? Es fácil desesperarse...

 

Tal vez no sea simple coincidencia que la campana rajada “proclame la libertad a lo ancho de la tierra”. No somos perfectos. Todos tenemos nuestras “rajaduras”. Pero hasta el más defectuoso de nosotros, incluso aquél cuyos méritos no suenan como una campana, tiene el potencial de proclamar la libertad, la verdadera libertad. Porque la verdadera libertad es cuando controlamos nuestros impulsos en vez de que ellos nos controlen a nosotros. No obstante, sólo podremos lograr la libertad  si estamos dispuestos a grabar profundamente en el corazón las palabras de la Torá. La Torá es capaz de dejar una impresión hasta en el corazón de hierro. Hasta la persona menos sensible y más solitaria verá que, si estamos dispuestos a grabar las palabras de libertad de la Torá en nuestros corazones de hierro, oiremos la proclamación de la libertad como una campana que resuena en nuestras vidas.


Nueva Sección:

??? Preguntas al Rabino ???

La Sra. Goldman en CompuServe nos escribe:

Aptreciado Rabino:

Hace poco compré un Jumash escrito en inglés simple especialmente para niños, que me pidió mi hija de cinco años, para leerle la parashá cada semana. Si bien sabemos que en la Torá todo es kadosh, me estoy dando cuenta de que el texto sin los mefarshim (comentaristas) y una perspectiva adulta es increíblemente inapropiado para un niño: después de Bereshit uno se topa rápidamente con lo que, en forma superficial, se entiende como asesinatos, mentiras, engaños, castigos y hasta atropellos sexuales. Mi pregunta tiene que ver con la Torá, Jinuj (la educación) y los niños: ¿Cómo explico que en la Torá todo es incuestionablemente sagrado, mientras que al mismo tiempo le tengo que explicar a mi hija que muchas partes de la parashá no corresponden a una niña de su edad?

 

Estimada Sra. Goldman

Ud. misma señala algo que yo creo que es la semilla misma de la respuesta a su pregunta. Ud. dice que si le enseña a su hija Torá sin los comentarios y sin una perspectiva adulta entonces pueden surgir todo tipo de problemas. Estoy absolutamente de acuerdo y es por eso que debe hacer uso de ambos cuando les enseñe Torá a sus hijos.

 

Kedushá es la palabra adecuada para usar en el contexto de nuestra charla, porque kedushá significa elevar lo mundanal. En este caso tomamos conceptos que parecen mundanales o hasta pecaminosos, y después de un cuidadoso estudio, descubrimos su kedushá. De este modo, la Torá imita el mundo que nos rodea, que muchas veces es decadente y criminal, pero, después de descubrir sus muchas capas, es pura santidad.

 

Mantuve una larga charla con Rabí Najman Bulman, shelita, quien señaló lo siguiente: en gran medida, nuestro sentido de incorrección de los temas mencionados en la Torá se debe a que recibimos la influencia de la actitud de la sociedad. Si nuestro primer contacto con estas ideas hubiese provenido de las enseñanzas de la Torá con la debida sensibilidad y kedushá, no sólo que no nos resultarían ofensivas, sino que esas mismas enseñanzas nos vacunarían contra la insana actitud de los que nos rodean.

 

Existe una forma de enseñarles a los niños cada sección de la Torá. Por ejemplo, cuando se llega a la sección en que Moshé mata al egipcio, uno se enfrenta a un dilema: ¿Acaso no está mal matar? En vez de dejar todo librado a la imaginación del niño, uno puede desarrollar el concepto de la importancia de la vida y de ayudar a los otros, diciendo:  “Hashem quiere que haya mucha gente en el mundo”. Luego uno explicaría lo terrible que sería matar a alguien, a menos que Hashem quiera esto. A esta altura, uno puede mencionar que Moshé sabía que Hashem quería que el egipcio muriese, y recién entonces lo mató.

Pero si todavía no ha encontrado el modo apropiado de enseñarle un cierto concepto a su hijo, entonces saltéelo. Si su hijo no está listo para un concepto en la forma que Ud. planea presentárselo, entonces no tiene que enseñárselo. Solamente recuerde que cuando no se lo enseña es porque no pensó en un método, y no porque sea intrínsecamente inadecuado.

Otra cosa para recordar: aunque va a tener que presentar los hechos de una manera en que su hija los entienda, no se puede poner en juego la verdad. Cuando crezca, ella deberá decir: “¡Ahora entiendo lo que quiso decir mi mamá!”, no “Eso no fue lo que me dijo mi mamá”.

 

Le deseo mucho éxito en su emprendimiento.

 

Fuentes:

-         Malbim Vaikra 19

-         Shiurei Daat

-         Avotot Ahavá 83-84

 

RESPUESTA AL ACERTIJO QUE APARECIÓ EN PARASHAT AJARE MOT

Pregunta: ¿En qué parte de los rezos hay cuatro palabras diferentes y consecutivas que tienen todas la misma raíz?

 

La respuesta la envió Rabí Itzjak Tzvi Freeman, maestro de la Jewish Free School, Londres, Inglaterra:

En Nishmat kol jai, de los rezos de shabat, dice "me alef elef alefei alafim”: uno de los mil mil, miles de miles… (p.402 del sidur de artscroll).


???¿ALGUNA PREGUNTA?
Si tiene alguna inquietud sobre leyes o costumbres de su judaísmo, o quiere aclarar aulguna duda, puede enviarnos su pregunta a
spanish@ohr.edu y procuraremos contestarle lo más pronto posible. Nos reservamos el derecho de publicar las preguntas y respuestas. No todas las respuestas dadas serán publicadas en "Judaísmo", pero todas serán respondidas, B´H.


 

Haftará

Yirmiyah 32:6-27

Contenido

Encontramos en la parashá de la semana la descripción sobre el proceso de venta y redención de la tierra. Igualmente en la haftará se describe el capítulo en el que el profeta Yirmiyah es encomendado a rescatar un terreno familiar. En circunstancias normales no habría motivo por el cual resaltar dicho proceso, sin embargo este episodio se desarrolló durante el sitio de Jerusalem por lo babilonios, y el profeta se encontraba en prisión, encarcelado por el mismo pueblo debido a que no querían escuchar la verdad de sus labios. Yirmiyah profetizaba que la razón por la que le acaecía al pueblo la desgracia de la inminente invasión y subsecuente exilio era por los pecados y testarudez del pueblo en no querer arrepentirse.

 

¿Por qué en medio de tales circunstancias la Presencia Divina le ordena al profeta realizar el “vano” acto de redimir una porción de tierra de su familia? ¿Por qué molestarse en tantos detalles para realizar una venta completamente legal? ¿Para qué el profeta fue ordenado a conservar los documentos en frascos de barro de modo que estén implecablemente legibles y claros a través del tiempo? Después de todo la tierra iba a ser conquistada de inmediato.

 

El mensaje es simple. No importa cuán grande sea la tragedia, el poder de Hashem es mucho mayor y en El está la esperanza y el renacer intacto. La haftará resalta que la esperanza y la confirmación Divina de la supervivencia del pueblo y su éxito permanecen intactos.

 

Jumash Artscroll

 

Love of the Land

Selecciones de fuentes clásicas en las que se expresa
la singular relación que existe entre el Pueblo Judío y Eretz Israel.

ASHDOD

Una de las principales cinco ciudades filisteas, Ashdod fue el sitio del templo del ídolo Dagán, donde fue traída el Arca Sagrada tras su captura de los israelitas derrotados. En Shmuel I (5:1-8) encontramos una descripción de la aflicción ignominia que le ocurrió al ídolo y el sufrimiento de los habitantes de la ciudad, como castigo por la forma en que trataron el Arca.

 

Esta espina perenne en el costado de Israel fue objeto de muchas maldiciones proféticas, y fue finalmente conquistada por el Rey Uzia de Judea (Divrei HaYamim II 26:6).

La moderna Ashdod, establecida en 1957, cuenta con uno de los principales puertos del país, y es una ciudad en pleno desarrollo con una gran población inmigrante, comunidades religiosas y yeshivot, además de grandes industrias.


Escrito y Recopilado por: Rabino Yaakov Asher Sinclair
Editor y Responsable:
Rabino Moshe Newman
Diseño de HTML:
Moises Cohen


Esta y otras publicaciones de Torá (en Inglés) están disponibles en el E-Mail.
Para suscribirse a Judaismo, enviar el mensaje "sub judaismo {su nombre completo}" a listproc@ohr.edu


Or Sameaj es un grupo de Yeshivot y centros de acercamiento, con sucursales en Norte América, Europa, Sud Africa y Latino América. El Campo Central en Jerusalem provee un completo servicio educacional para más de 550 estudiantes de día completo.


© 1998 Ohr Somayach International. Esta publicación puede ser distribuida intacta a otra persona sin previo permiso. Invitamos a nuestros lectores a incluir nuestro material dentro de otras publicaciones, como revistas comunitarias. Sin embargo, solicitamos que nos soliciten permiso de antemano, y que luego nos envien una copia del ejemplar.


Instituciones Or Sameaj
Calle Shimon Hatzadik #22, Apdo. 18103
Jerusalem 91180, Israel
Tel: 972-2-810315 Fax: 972-2-812890
E-Mail (español):
spanish@ohr.edu
E-Mail (inglés):
info@ohr.edu


Copyright© 1998 Or Sameaj Internacional, Todos los derechos reservados.  Envíenos sus comentarios!
Las publicaciones electrónicas de Judaísmo pueden ser dedicadas en memoria de algún ser querido, o celebrando alguna fecha especial. Póngase en contacto con nosotros para mas detalles.

Ohr Somayach International is a 501c3 not-for-profit corporation (letter on file) and your donation is tax deductable.