Judaismo! -Beshalaj

Library Library Kaddish

BeSiata Dishmaya

¡Judaismo!

Ki Tavó

16 de Elul 5760; 16 de Septiembre 2000


Contenido:

·  Resumen de la Parashá

·  Comentario a la Parashá

·  Preguntas al Rabino

·  Haftará

·  Información sobre la suscripción

·  Or Sameaj en el Web

Esta publicación también esta disponible en los siguientes formatos: [Text][Word]Explicación de estos símbolos


Resumen de la Parashá

Contenido

Cuando los Hijos de Israel moran en la Tierra de Israel, sus primeros frutos son llevados al Templo y donados al Cohen en una ceremonia que expresa el reconocimiento de que D-os guia la historia del Pueblo Judío a través de los tiempos. Este pasaje forma la parte central de la Hagadá que leemos en el Séder de Pésaj. En el último día de Pésaj en el cuarto y séptimo año del ciclo de siete años de los diezmos, una persona debe recitar una confesión en la que expresa que realmente ha distribuido los diezmos a las personas correctas, de la manera correcta. Con esta mitzvá de Vidui Maaser, Moshé concluye con los mandamientos que D-os le dijo que enseñe al Pueblo Judío. Luego le pide al pueblo emular los caminos de D-os, ya que ellos son un tesoro para El.

 

Cuando los Hijos de Israel cruzan el río Jordán, hacen un nuevo pacto con la Torá. Grandes piedras son puestas y la Torá es escrita en ellas en las 70 lenguas principales del mundo, después de lo cual se las cubre con una fina capa de yeso. La mitad de las Tribus van a estar en el Monte Guerizim, la otra mitad en Monte Eval, y los Leviim en el valle entre las dos montañas, y recibirán doce mandamientos. Todas las personas contestarán "Amén" a las bendiciones y a las maldiciones. Luego Moshé detalla las bendiciones que serán otorgadas al Pueblo de Israel. Estas bendiciones son tanto físicas como espirituales. Sin embargo, Moshé describe para ellos un escalofriante cuadro de destrucción que caerá sobre ellos si no cumplen con las enseñanzas de la Torá -- siendo el resultado de esto el exilio donde deambularán entre las naciones.

 




 

Comentario a la Parashá

Contenido

AL BOTE SALVAVIDAS

“Y todas estas maldiciones caerán sobre ti para aniquilarte, por no haber obedecido la voz del Eterno tu D-os y no haber cumplido con Sus preceptos que te prescribió” (28:45)

Una vez le pregunté a mi rabino por qué, de todos mis amigos, solo yo había elegido retornar a la fe de nuestros padres. Mis amigos, casi sin excepción, se habían casado con mujeres gentiles y estaban muy ocupados criando a sus hijos no judíos.

El me respondió con dos palabras hebreas: “zjut avot”. El mérito de los ancestros. “Evidentemente, alguien de tu familia debió haber querido mucho la Torá. Alguien, tal vez tu abuelo, o tu abuela, rezó mucho para que sus nietos fueran judíos”.

 

Imagínate que acabas de comprar una heladera. Te la envían en un embalaje de madera. Tú quitas la heladera y arrojas a la basura la madera. Ahora imagínate que estás con la misma heladera en un barco que se hunde. Tú tomas la madera y arrojas la heladera.

Cuando la mayor parte del mundo judío andaba a la busca de una heladera nueva, alguien de mis ancestros se aferró a la madera, para no morir.

“Es un árbol de vida para los que se aferran a ella, y alabados son los que la sostienen”. Esta frase de Mishlei (Libro de Proverbios) es repetida cada vez que colocamos el rollo de la Torá en el Arca Sagrada. Tal vez la digamos para acordarnos de lo que la Torá significa verdaderamente para el Pueblo Judío. Es nuestro bote de madera en un mar tormentoso. No es tanto que los judíos mantuvimos la Torá, como que la Torá nos mantuvo a nosotros.

En su descripción del Arca Sagrada que albergaba a los Diez Mandamientos, la Torá nos dice que las estacas con que se la transportaba nunca debían separarse de la propia Arca: “Las estacas permanecerán en los aros del Arca; y no serán quitadas de ella” (Shmot 25:15).

Estas estacas representan a los que le ofrecen sostén financiero a la Torá. Así como las estacas del Arca no pueden ser quitadas, los que sustentan la Torá y todos sus benefactores son inseparables de los que estudian la Torá. Sin embargo, en realidad, el Arca en ningún momento necesitó las estacas, pues no sólo que cargaba con su propio peso, sino que hasta elevaba a los que la “transportaban”.

Cuando se casó Rabí Eliezer Gordon, fundador de la Telshe Yeshiva, su suegro, Rabí Abraham Yitzjak Neviezer, quiso proveerle el sustento para que pudiese dedicarse al estudio y transformarse así en un gran erudito de la Torá.

Con el crecimiento de su familia, Rabí Gordon se empezó a sentir muy incómodo porque pensaba que le resultaba una gran carga a su suegro, y muchas veces le pidió a Rabí Abraham que le permitiese aceptar uno de los muchos cargos rabínicos que se le ofrecían. A pesar de las dificultades financieras, Rabí Abraham se negó a que aceptara la propuesta, e insistió en que continuara estudiando.

La mujer de Rabí Abraham le preguntó  a su marido cuánto tiempo pensaba seguir manteniendo a su hija y su yerno. El le respondió: “Querida, uno nunca sabe quién mantiene a quién...”.

Cuando, por fin, le ofrecieron a Rabí Gordon el rabinato de Eisheshok, su suegro sintió que no podía negarle que aceptara tan importante puesto.

El día después de que la familia Gordón partió con destino a Eisheshok, falleció Rabí Abraham Yitzjak. Entonces quedó en claro quién había mantenido a quién.

 

El Arca transporta a los que la “transportan”.

“Es un árbol de vida para los que se aferran a ella, y alabados son los que la sostienen”. Los que sustentan la Torá ciertamente han de ser alabados, y se sienten felices de mantenerla, pero para que la Torá sea un árbol de vida que nos sustente a nosotros y a nuestros descendientes, la Torá debe ser para nosotros como un árbol de vida. Debemos aferrarnos a ella como el náufrago al pedazo de madera.

El mes de Elul es una época en la que nos dedicamos en forma especial a la Torá y a sus valores. Debemos aferrarnos a ella para no morir. Porque ella es nuestro único bote salvavidas.

 

Rabí Zev Leff en Shiurei Biná, Rabí Moshé Newman

Sección:

??? Preguntas al Rabino ???

 

Un lector de inglaterra nos escribió:

Estimado Rabino:

¡Hola! Soy un Baal teshuvá. Antes de ser observante me hice un tatuaje de ‘Snoopy’ en mi brazo. En verdad no me molesta, con la excepción de cuando voy a nadar o cuando voy a la mikve, donde otras personas religiosas lo pueden ver. Ocasionalmente he considerado removerlo, pero tengo entendido que sería un error tan garrafal como el haberlo hecho en un principio, ya que en ambos casos se está haciendo daño al cuerpo. ¿Es esto correcto?

Su guianza me será de mucha ayuda.

    Anónimo

 

Manny Saltiel también nos escribió:

Estimado Rabino:

En Preguntas al Rabino de parashat Bamidbar escribieron que le estaba permitido a un hombre lucir aretes, siempre que éstos no tengan un simbolismo prohibido en la sociedad donde se los luzca. ¿Por qué la prohibición de causar daño al cuerpo no se aplica también a los aretes? Después de todo se forma un hueco donde no lo había antes. Y ¿No será esto un problema para las mujeres también?

 

Estimados Anonimo y Manny:

La Torá prohibe hacerse un tatuaje –desgarrar la piel para rellenarla de tinta. Esta prohibición se aplica sólo al hacerse un tatuaje, pero no dice nada acerca de quitarse un tatuaje, perforarse los lóbulos de las orejas o cualquier otra forma de demacrar el ceurpo.

 

Hay sin embargo, otra prohibición de laTorá –“Lo yosif”- no infligir una herida sobre sí mismo. El remover un tatuaje implica herirse a sí mismo y frecuentemente conlleva un desgarre doloroso de la piel. El perforar las orejas no es otra cosa más que hacer un hueco en el cuerpo. ¿Acaso por esto está prohibido quitarse un tatuaje o perforar las orejas?

 

Una vez alguien le preguntó a Rab Moshé Feinstein, z´l, acerca de una joven muchacha que quería incrementar sus posibilidades de matrimonio por medio de hacerse una cirugía plástica. Rab Feinstein lo permitió ya que la operación se haría bajo el consentimiento de la muchacha y es esencialmente para su propio bien.

 

Para apoyar su dictamen, Rab Feinstein citó al Rambam: “Le está prohibido a una persona infligir una herida, ya sea a sí mismo o a otros. Y el sólo hecho de golpear a alguien en una manera hostil u ofensiva, aun cuando de ello no resulte una herida,– ya sea si es a un niño o a un adulto, a un hombre o a una mujer- es una transgreción de una prohibición de la Torá”. De aquí deducimos que la prohibición se aplica sólo cuando se “golpea a alguien en una manera hostil u ofensiva”.

El Talmud relata el caso de un sabio que solía levantar la parte inferior de su túnica al caminar entre plantas espinozas. “La piel se cura, la ropa no” dijo el sabio. Aun cuando se estaba hiriendo su piel  al caminar entre las espinas, no lo estaba haciendo en una manera hostil ni degradante. Rab Feinstein cita esta anécdota como corroboración al dictamen del Rambam.

 

Más aún, escribe Rab Feinstein, la mitzvá de “veahavtá lerreaja kamoja” (amarás a tu compañero como a tí mismo) te permitiría herir a alguien bajo su consentimiento y para su beneficio. Ya que la cirugía cosmética es para el bien de la mujer y está hecho bajo su consentimiento, entonces está permitido.

 

Según esto, parece estar bien claro que es correcto el quitarse un tatuaje o perforarse las orejas. Consulté al Rab Jaim Pinjas Scheinberg, shlita, al respecto de remorver un tatuaje y dijo que sí, está permitido quitarse un tatuaje.

 

Y hablando de cambio de apariencias, tengo que contarles este incidente:

UNO se encontró con OTRO y le dijo:

 

UNO: “¡Alberto! ¡Has perdido tanto peso! ¡Te has teñido el cabello! ¡Y hasta te has hecho cirugía plástica en la naríz!”

 

OTRO: “Lo siento, pero no soy Alberto”.

 

UNO: “¡¿Cómo?! ¿También te cambiaste el nombre?”

 

Fuentes:

Levítico 19:28, Tratado Makot 21a.

Deuteronomio 24:3.

Iguerot Moshé, Joshen Mishpat 2:66.

      Rambam, Hiljot Jobel UMazik 5:1.


El acertijo de la semana

¿En qué situación es una mitzvá comer, pero sólo se pueden comer alimentos parve?

La respuesta, la semana que viene...


???¿ALGUNA PREGUNTA?
Si tiene alguna inquietud sobre leyes o costumbres de su judaísmo, o quiere aclarar aulguna duda, puede enviarnos su pregunta a
spanish@ohr.edu y procuraremos contestarle lo más pronto posible. Nos reservamos el derecho de publicar las preguntas y respuestas. No todas las respuestas dadas serán publicadas en "Judaísmo", pero todas serán respondidas, B´H.


 

Haftará

Yeshayahu 60:1-22

Contenido

En ésta, la sexta de las siete Haftarot de Consolación, el profeta Isaías convoca a Jerusalén a que salga del dolor de la oscuridad y las sombras, para brillar ante el mundo en todo su esplendor. La luz de la redención, tanto física como espiritual, se irradia en ella. Sus hijos, hace ya tanto tiempo exiliados, están de regreso, y, tras ellos, las naciones del mundo, que finalmente han admitido que Hashem es Uno y Unico, y que el Pueblo Judío son sus emisarios.

Esta redención, a diferencia de las que la precedieron, será una redención final y completa. “Nunca más se pondrá vuestro sol, ni se alejará vuestra luna, pues Hashem será para vosotros una luz eterna, y habrán terminado vuestros días de luto”.

 

ANALES Y PERENNES...

“Y tu pueblo, son todos justos, por siempre heredarán la Tierra , una rama de Mi plantación...” (60:21)

La gente piensa que la reencarnación es un concepto oriental. Y sí lo es. Es un concepto del Medio Oriente. Uno de los regalos del judaísmo al pensamiento oriental es la reencarnación. Si una persona no sigue el camino que D-os le indica en este mundo, su alma ha de retornar hasta que corrige sus faltas de carácter. El versículo citado alude a dicho proceso: “Y tu pueblo, son todos justos...” La pregunta sin formular es “¿Son todos rectos? Yo conozco más de uno que está bastante lejos de ser recto!!” Pero entonces la frase siguiente del versículo trae la respuesta: “una rama de Mi plantación”: los que no logren alcanzar la rectitud serán “reimplantados” muchas veces hasta que por fin se hagan realidad sus buenos actos. Hasta la persona más alejada de la rectitud vuelve una y otra vez a este mundo hasta que transformarse por fin en un ser virtuoso y noble.

Mahram Mizraji en Mayaná shel Torá


Escrito y Recopilado por: Rabino Yaakov Asher Sinclair
Editor y Responsable: Rabino Moshe Newman
Diseño de HTML: Moises Cohen


Esta y otras publicaciones de Torá (en Inglés) están disponibles en el E-Mail.
Para suscribirse a Judaismo, enviar el mensaje "sub judaismo {su nombre completo}" a listproc@ohr.edu


Or Sameaj es un grupo de Yeshivot y centros de acercamiento, con sucursales en Norte América, Europa, Sud Africa y Latino América. El Campo Central en Jerusalem provee un completo servicio educacional para más de 550 estudiantes de día completo.


© 1998 Ohr Somayach International. Esta publicación puede ser distribuida intacta a otra persona sin previo permiso. Invitamos a nuestros lectores a incluir nuestro material dentro de otras publicaciones, como revistas comunitarias. Sin embargo, solicitamos que nos soliciten permiso de antemano, y que luego nos envien una copia del ejemplar.


Instituciones Or Sameaj
Calle Shimon Hatzadik #22, Apdo. 18103
Jerusalem 91180, Israel
Tel: 972-2-810315 Fax: 972-2-812890
E-Mail (español): spanish@ohr.edu
E-Mail (inglés): info@ohr.edu


Copyright© 1998 Or Sameaj Internacional, Todos los derechos reservados.  Envíenos sus comentarios!
Las publicaciones electrónicas de Judaísmo pueden ser dedicadas en memoria de algún ser querido, o celebrando alguna fecha especial. Póngase en contacto con nosotros para mas detalles.

Ohr Somayach International is a 501c3 not-for-profit corporation (letter on file) and your donation is tax deductable.