Judaismo - Jaié Sará

Library Kaddish

Judaismo

Parashat Jaié Sará

Para la semana que termina el 25 de Jeshván 5756; 18 de Noviembre 1995

Resumen de la Parashá

La vida de Sará, madre del Pueblo Judío, llega a su final a los 127 años. Después de llorarla y elogiarla, Abraham la entierra en la Cueva de Majpelá. Siendo éste el lugar donde están enterrados Adám y Javá, Abraham está dispuesto a pagar a Efrom el Hitita, la increíble suma que él pide por la cueva. Abraham pone la responsabilidad de encontrar una adecuada mujer para Itzjak en su fiel sirviente Eliezer, quien hace un juramento de elegir a una mujer de la misma familia de Abraham y no de los canaanitas. Eliezer viaja a Arám Naharaim, a la ciudad de Nahor, y reza a D-os por una señal para saber a quién elegir. Al anochecer, cuando estaba por dar agua a sus camellos, Rivká providencialmente aparece y Eliezer le pide un poco de agua para beber. No sólo ella le dió a él para beber sino que también sacó agua para los diez camellos sedientos (como 140 galones!!). Esta extrema consideración y bondad es la señal de que ella es la correcta esposa para Itzjak, y madre del Pueblo Judío. Después de negociar con el padre de Rivká y su familia, Rivká se va con Eliezer. Itzjak la lleva a la tienda de su madre Sará, se casa con ella y la ama. De ese modo es también consolado por la pérdida de su madre. Abraham se vuelve a casar con Hagar, a quien se le cambia el nombre por Keturá para indicar la mejora en su comportamiento. Nacen seis niños de esta unión. Después de darles regalos a todos ellos, Abraham los manda al Este. Abraham muere a la edad de 175, y es enterrado junto a Sará en la Cueva de Majpelá.


Comentario a la Parashá

"Y Abraham vino para elogiar a Sará"(23:2)
Cuando Abraham vino a elogiar a Sará, se centró en la Akeidá - el sacrificio de Itzjak- para ejemplificar las cualidades de Sará. Sará había educado a un hijo que estaba preparado a dar su vida para servir a D-os, y no puede haber un testimonio más grandioso de las cualidades de un padre que las cualidades de su hijo. Esto debe servir como un poderoso recuerdo a los padres: que los valores espirituales de sus hijos son inevitablemente un reflejo de los de ellos.
HaDrash v'Halyun in Maianá shel Torá

"Que sea que la moza a la cual yo diga: Inclina, por favor, tu cántaro para que yo beba y que ella diga: Bebe y también a tus camellos abrevaré - que sea ella la que has indicado para tu servidor, para Itzjak..."(24:14)
Un hombre pobre una vez preguntó al Rav de Brisk si cumplía con su obligación de tomar los cuatro vasos de vino en Pesaj, tomando cuatro vasos de leche. El Rav de Brisk le dijo que lo haga con vino y le ordenó a su esposa que le diera una gran suma de dinero del fondo de tzedaká comunitario para que se comprase vino y carne para la fiesta. Después de que el hombre pobre se fue, la rebetzin preguntó a su marido por qué le dió dinero para comprar carne cuando la pregunta fue sólo sobre el vino. El Rav de Brisk respondió que si este hombre iba a tomar cuatro vasos de leche en el Seder de Pesaj, ciertamente no estaba planeando comer carne, también por falta de fondos. Qué distinguida era la bondad de Rivká que no sólo podía entender lo que Eliezer le dijo, sino que también entendió cuáles eran sus necesidades reales. La verdadera bondad está en entender las necesidades de otros aún cuando ellos son incapaces de expresarlas.

"Y había salido Itzjak para meditar, en el campo, hacia el atardecer..."(24:63)
Una persona Judía reza tres veces al día: En la mañana, en la tarde y en la noche. Aprendemos de este versículo que fue Itzjak quien instituyó Minjá, el rezo de la tarde. Minjá es un rezo muy diferente al de la mañana y al de la noche. En la mañana, una persona no se ha compenetrado todavía en el agitado mundo de trabajo. Sus pensamientos son pacíficos y su estado de ánimo calmo. Similarmente, al final del día, ya sea que tuvo frustraciones o éxito, problemas o triunfos, ya pasó - otro día ya pasó, y uno descansa y reza con calma, o al menos resignación. Pero cuando una persona se encuentra, en el medio de la tarde, sumergido en sus problemas de negocios y las dificultades diarias, y se dirige a su Creador en plegaria - qué difícil es alejar a la mente de las distracciones y concentrarse completamente!! El símbolo de la preocupación en las cosas de este mundo es el campo - sembrar, trillar, plantar, cosechar, etc. - porque aún en nuestra época moderna las necesidades básicas del hombre se concentran en el campo. "Había salido Itzjak para meditar, en el campo..."- su rezo fue mientras estaba en el campo, en el medio de su trabajo y asuntos de negocios. Fue en esta atmósfera que Itzjak instituyó el rezo de la tarde de Minjá y su poder para iluminar el mundo material.
Rabbí Shelomó Iosef Zobin en Torá u'Moadim

Haftará

I Reyes 1:1-31

La necesidad de asegurar la continuidad del Pueblo Judío, que es el tema de la Parashá de esta semana, está reflejado en la Haftará: David Hamelej está llegando al final de sus días (como Abraham) y su hijo mayor, el atractivo e indulgente Adonijá trata de arrebatar la sucesión de Shelomó, heredero del Rey David. Pero el Rey David es alertado del plan de Adonijá por su mujer Batsheva y Natán el profeta, y la conjura es frustrada.


Las publicaciones electronicas de Judaismo pueden ser dedicadas en memoria de algun ser querido, o celebrando alguna fecha especial. Pongase en contacto con nosotros para mas detalles.

Escrito y Recompilado por Rabi Yaakov Asher Sinclair
Editor y Responsable: Rabino Mordejai Janin
Disenno de Produccion: Lev Seltzer
Disenno de HTML: Michael Treblow
Colegios Or Sameaj
Calle Shimon Hatzadik #22, Apdo. 18103
Jerusalem 91180, Israel
Tel: 972-2-810315 Fax: 972-2-812890
ohr@jer1.co.il
Copyright © 1995 Or Sameaj Internacional - todos los derechos reservados. Esta publicacion puede ser distribuida intacta a otra persona sin previo permiso. Invitamos a nuestros lectores a incluir nuestro material dentro de otras publicaciones, como revistas comunitarias. Sin embargo, solicitamos que nos soliciten permiso de antemano, y que luego nos envien una copia del ejemplar.
Ohr Somayach International is a 501c3 not-for-profit corporation (letter on file) and your donation is tax deductable.