Judaismo

Library Kaddish

Judaismo

Parashat Ha'azinu

Para la semana que termina el 13 Tishrei 5756; 6 & 7 octubre 1995

Resumen de la Parashá

Casi todo Ha'azinu es una canción, escrita en la Torá en dos columnas paralelas. Moshe convoca a los cielos y a la tierra para que sean testigos eternos de lo que va a pasar si el Pueblo Judío peca y no cumple con la Torá. El pide al pueblo que examinen la historia del mundo, y que vean cómo el Pueblo Judío es rescatado en cada generación - que D-os "mueve los hilos" de los eventos del mundo para que los Hijos de Israel puedan cumplir su destino como Sus mensajeros en el mundo. La bondad de D-os es tal que Israel debe estar agradecido eternamente, no sólo por que los matiene en el desierto, sino que por traerlos a una tierra de increíble abundancia, y por derrotar a sus enemigos. Pero, este confort físico lleva al pueblo a ser "consentido" en demasía. Placeres físicos corrumpen la moral de las personas. Ellos adoran ídolos vacíos y dioses sin poder, y caen en cualquier tipo de depravación y vicio. Entonces, D-os va a dejar que las naciones sin moral subyuguen a Israel y lo dispersen por el mundo. Su único propósito es castigar, como una vara, al Pueblo Judío. Cuando estas naciones piensan que ellos dominan a Israel a través de su propio poder, D-os les recordará que ellos no son más que una herramienta para hacer Su voluntad. El propósito del Pueblo Judío es fundamental - el hombre debe conocer a su Creador. Ni el exilio ni el sufrimiento pueden romper el vínculo entre D-os y Su pueblo, y eventualmente en la redemción final esta cercanía será restaurada. Entonces, D-os dirigirá Su enojo encontra de los enemigos de Israel, como si fueran Sus propios enemigos, sin mostrar misericordia a los que tormentaron a Su pueblo. Luego D-os da su última orden a Moshé: que debe ascender al Monte Nebo y juntarse allí con su pueblo.


Comentario a la Parashá

"Ha'azinu..." (32:1)
Así como todas las notas en un acorde, y todas las voces e instrumentos en una orquesta se juntan para formar un solo sonido, así también toda la creación canta en armonía para proclamar la Unidad de D-os. La Parashá de Ha'azinu está escrita en forma de una canción, para recordar al Pueblo Judío que toda la Creación resuena en armonía con sus acciones. Rabbi Gedalia Schorr

"Oye, O cielos, y yo hablaré; y la tierra escuchará las palabras de mi boca" (32:1)
Cuando una persona reza, se siente humilde, pequeña e insignificante. Cinco minutos más tarde, cuando entra a su oficina, es una persona totalmente diferente, tratando con las personas en el mundo material de cada día. En otras palabras, no es suficiente decir "Oye, O cielos, y yo hablaré"; sino también "y la tierra escuchará las palabras de mi boca"- lo que la persona habla a los cielos, él mismo tiene que escuchar en este mundo, en la tierra, y actuar de acuerdo a eso!! Rabbi Shlomo Zobin

Nuestros Sabios dicen "Aquel que teme a los Cielos será escuchado por el hombre". Esto es lo que este versículo nos enseña: "Oye, O cielos, y yo hablaré..." - Si los cielos van a oir lo que yo digo, "la tierra escuchará las palabras de mi boca" - aquellos en la tierra también escucharán mis palabras. HaAdmor Rabbi Avraham Yaacov de Sadigora

"Que mi enseñanza caiga como lluvia..."
Las palabras de la Torá son como lluvia. Así como la lluvia cuando cae, aparentemente no deja ninguna huella en las plantas, y sólo después cuando el sol emerge de las nubes y brilla en la tierra, vemos los resultados de la lluvia - así también son las palabras de Torá. Aunque en el momento de escucharlas su influencia no puede ser detectada, a través del tiempo sus efectos aparecen. Rabbi Bunim de Peshishe

Haftará

Shmuel II 22:1-41

Así como la Parashá de esta semana es una canción, la Hafatará también está en forma de una canción. Su autor es el Rey David, quien la escribió en su juventud, y aparece más tarde casi de la misma manera en Salmo 18. Así como el tema de la Parashá es la misión suprema del Pueblo Judío de traer al mundo el reconocimiento de D-os y Su Torá, la Haftará es un rezo triunfante y reconocimiento de la guía providencial de D-os en un nivel personal.
A través de su vida, el Rey David recitó esta canción en tiempos de entrega personal.
Rabbi Mendel Hirsch

"...Yo fui vigilante en contra de mi pecado" (22:24)
Cada persona está creada en función de perfeccionar un aspecto particular del mundo. Su Yetzer hará (mala inclinación) se esfuerza para prevenirla de tener éxito en esa función en particular. Por eso, el Rey David suplicó a D-os que le de fuerzas para combatir el pecado que era especificamente 'suyo' - que no se tropiece y falle en aquello que fue su razón para venir a este mundo - esa parte especial de la Creación que él tenía que "reparar"... HaAdmor de Gur en Mayaná shel Torá

Las publicaciones electronicas de Judaismo pueden ser dedicadas en memoria de algun ser querido, o celebrando alguna fecha especial. Pongase en contacto con nosotros para mas detalles.

Escrito y Recompilado por Rabi Yaakov Asher Sinclair
Editor y Responsable: Rabino Mordejai Janin
Disenno de Produccion: Lev Seltzer

Colegios Or Sameaj
Calle Shimon Hatzadik #22, Apdo. 18103
Jerusalem 91180, Israel
Tel: 972-2-810315 Fax: 972-2-812890
ohr@ohr.edu

Copyright © 1995 Or Sameaj Internacional - todos los derechos reservados. Esta publicacion puede ser distribuida intacta a otra persona sin previo permiso. Invitamos a nuestros lectores a incluir nuestro material dentro de otras publicaciones, como revistas comunitarias. Sin embargo, solicitamos que nos soliciten permiso de antemano, y que luego nos envien una copia del ejemplar.
Ohr Somayach International is a 501c3 not-for-profit corporation (letter on file) and your donation is tax deductable.