Succos

Judasmo! - Succot

Edicin especial de Succot en Espaol (Special for Succos in Spanish)
The Color of HeavenArtscroll
bs"d

¡Judaismo!

Especial de Sucot 5759

15 de Tishre 5759; 5 de Octubre1998


Contenido:

  • Comentario
  • Sucot. Preguntas y Respuestas
  • Kohelet. Preguntas y Respuestas
  • Información sobre la suscripción
  • Or Sameaj en el Web

    Esta publicación también esta disponible en los siguientes formatos: [Text] [Word] [PDF] Explicación de estos símbolos


  • Cuando una Casa no es un Hogar
    o La Experiencia de Sucot

    ¿Cuando una casa no es un hogar?

    En Sucot, obviamente. La Torá nos ordena que salgamos de nuestras casas el quince de Tishrei y que hagamos sucot (traducidas como "cabañas" o "tabernáculos", pero mejor definidas como "refugios") para que ellas sean nuestros "hogares" durante siete días.

    La razón revelada de este precepto reside en la explicación de la Torá que nos dice que al habitar en sucot recordaremos la protección sobrenatural contra el clima hostil del desierto, que Hashem nos dispensó tan generosamente cuando sacó a nuestros antepasados de Egipto. Pero, tal como ocurre con todas las mitzvot, son muchas las enseñanzas que podremos recibir si analizamos y realizamos esta mitzvá de hacer de nuestra sucá un hogar durante siete días.

    Tal vez, la lección más básica sea el sentido de "temporario". Si bien se supone que debemos hacer todos los esfuerzos necesarios para convertir a la sucá en un lugar atractivo y cumplir con la enseñanza de los Sabios de que "vivirás en ella tal como vives en tu propio hogar", no podemos evitar sentir que se trata de una "residencia temporaria". Cuando el comedor, el living y el dormitorio se combinan en un área que normalmente alcanzaría para uno solo de ellos, por separado, y cuando los muebles se reducen al mínimo indispensable, los habitantes de la sucá son perfectamente conscientes de que no se trata de una situación permanente.

    El valor de semejante experiencia surge con claridad del clásico relato del judío que fue a visitar al famosísimo gigante de la Torá, Rabí Israel Meir Kagan, el Jafetz Jaim, zatzal, en su humilde residencia de la ciudad Radin, en Polonia. "¿Dónde tiene los muebles?", le preguntó el sorprendido visitante al Jafetz Jaim, al ver lo vacía que estaba la habitación. "¿Y dónde tiene los suyos?", fue la respuesta del sabio. "Yo no tengo muebles encima porque estoy de paso", explicó el hombre. "Yo también estoy de paso por este mundo", dijo el Jafetz Jaim, "puesto que nuestra vida en este mundo no es más que un preparativo para el mundo verdadero, el Mundo Venidero. Y para alguien que está de paso, tengo muebles de sobra..."

    En nuestra búsqueda de confort y de un mejor nivel de vida, inevitablemente caemos en la ilusión de que nos vamos a quedar aquí por siempre y que tenemos que aprovecharla al máximo en términos de goce. Una semana en un hogar temporario donde cabe solamente lo esencial para la supervivencia devuelve nuestro foco a la naturaleza temporaria de toda nuestra existencia y nos proporciona al menos una parte de la trascendente perspectiva del Jafetz Jaim.

    Otra lección vital de la sucá fue sintetizada con gran vividez por un gran líder jasídico, quien dijo que "la mitzvá de la sucá es la única mitzvá en la que uno puede meterse hasta con las botas". Existen 248 preceptos positivos, pero todos requieren solamente una parte del cuerpo para su cumplimiento: por ejemplo, para la mitzvá de tefilin utilizamos el brazo y la cabeza; para el rezo y el estudio de la Torá, la boca y el cerebro; para agitar las especies de Sucot, las manos. Pero en lo referente a la mitzvá de la sucá, nos sumergimos completamente en su cumplimiento.

    (El ishuv Eretz Israel es otra mitzvá en la que el judío puede sumergirse por completo, pero está limitida por la geografía, mientras que la sucá le brinda esta oportunidad a todos los judíos, dondequiera que vivan).

    Esta es una perspectiva crucial: la vida religiosa no se limita al tiempo que uno pasa en la sinagoga o cuando cumple con uno de los 248 preceptos positivos. El judío debe servir a Hashem al comer, al dormir, y al buscar un sustento.

    La clave de este enfoque es la enseñanza bíblica que reza "conóceLo en todos tus caminos", que nuestros Sabios interpretaron como un desafío a dedicar hasta nuestros actos más mundanales "leshem shamaim", por amor al Cielo. Si uno come, duerme y trabaja a fin de contar con el bienestar físico y económico necesarios para llevar a cabo las mitzvot de Hashem, se considera que Lo está sirviendo todo el tiempo. Con cuánta efectividad la sucá, que abarca todas nuestras actividades diarias en la santidad del servicio divino, nos recuerda y reitera este importante mensaje

    Otra dimensión más de la experiencia de Sucot se basa en nuestra preferencia por la traducción "refugios" en vez de "cabañas". La era nuclear en la que crecimos fomentó un cierto sentido de "día del juicio final", con lúgubres visiones de alguien del otro lado del mundo apretando un botón que habría de liberar una letal tormenta de misiles capaces de destruir una significante proporción de la raza humana. Inclusive con el colapso de tal amenaza, aún acecha la horrible amenaza de terroristas suicidas que explotan junto con muchos otros, y el fácil acceso que tienen esos asesinos en masa a las armas nucleares, que se venden al mejor postor...

    El aspecto más deprimente de esta sensación de "día D" es que no hay salvación en ningún refugio diseñado por el hombre. La sucá nos recuerda que cuando los judíos en el desierto se enfrentaron a los peligros de un sol abrasador o un frío despiadado, se les proveyó el refugio de las columnas de nube, que iban alrededor y por encima de ellos gracias a la Merced Divina. Ese concepto, que el Cieloha de proporcionar refugio contra cualquier peligro, tanto natural como artificial, es el que nos da confianza para continuar adelante con la vida, dedicándoLe cada uno de sus momentos a Hashem[a1], Quien ha de envolvernos en Su amor y Su protección, así como nosotros nos envolvemos en la santidad de la sucá.Sucot:




    PREGUNTAS

    1. Según la Torá, ¿cuáles son los tres requisitos básicos con que se define que un material es válido para ser empleado como techo de la sucá?

    2. Si la sucá nos causa una molestia (como cuando hace mucho frío), hasta el grado en que en condiciones parecidas uno saldría de su propia casa, uno está exento de la mitzvá. ¿Por qué?

    3. ¿Qué dos cosas está prohibido hacer fuera de la sucá todos los días de la fiesta?

    4. ¿Cuál es el mínimo absoluto de comidas que una persona puede comer en la sucá en el lapso de estos siete días?

    5. Además de referirse al árbol y a su fruto, ¿qué significa literalmente la palabra "etrog"?

    6. ¿Cuál es la longitud mínima del lulav?

    7. ¿Cuál es el porcentaje máximo que una persona debe agregar al precio de su etrog a fin de obtener un etrog de mayor belleza?

    8. El Shabat que cae durante el festival de Sucot, se lee el Libro de Kohelet, en el que el Rey Salomón se refiere a sí mismo de Kohelet. ¿Por qué se lo llama Kohelet?

    9. ¿Qué prohibición se puede transgredir simplemente por sentarse en la sucá el octavo día de Sucot?

    10. Encima de las personas que leen el fin de la Torá y el comienzo de la Torá, se extiende un talit. ¿Por qué?


    RESPUESTAS

    1. Debe crecer del suelo, haber sido desconectado del suelo, y no ser receptor de tumá (impurificación ritual).

    2. Porque el precepto de vivir en una sucá es habitar en la sucá durante siete días, igual que uno vive en la casa el resto del año (Mishná Berurá 640:13)

    3. Comer (una comida "establecida") y dormir (Oraj Jaim 639:2)

    4. Una. Comer una comida en la sucá la primera noche de Sucot. El resto de la fiesta, se puede comer los tipos de comida que no exigen ser comidos en la sucá (Fuera de Israel, se debe comer una comida también la segunda noche de Sucot, pero ¡no hay requisito de vivir fuera de Israel!) (Oraj Jaim 639:3)

    5. Belleza (Ramban, Vaikra 23:40)

    6. La columna debe tener por lo menos 4 tefajim (anchos de mano halájicos)

    7. 33.3 % (Oraj Jaim 656:1)

    8. Porque reunió (kihale) amplia sabiduría, y porque él, como rey, reunía a la nación en Sucot, tras el año sabático. (1:1)

    9. Bal Tosif: No agregar a las mitzvot. El precepto de residir en la sucá se aplica solamente siete días. El que se sienta en la sucá el octavo día con la intención de cumplir con la mitzvá transgrede "bal tosif" (Oraj Jaim 666:1)

    10. Representa el palio nupcial, lo cual simboliza que a través de la Torá nos casamos con Hashem.




    El Rollo de Kohelet
    El rollo de Kohelet se lee el Shabat de Sucot

    PREGUNTAS

    1. ¿Por qué se lee Kohelet en Sucot?

    2. ¿Quién escribió Kohelet?

    3. ¿Qué significa la frase "No seas demasiado justo"?

    4. En el Libro de Kohelet, el Rey Salomón se refiere a sí mismo como "Kohelet". ¿Por qué?

    5. En el versículo 1:2, ¿de cuántas "vanidades" se trata? ¿Por qué?

    6. El versículo afirma "Y los ojos del sabio están en su cabeza". ¿Qué significa esta frase?

    7. "Un tiempo para llorar y un tiempo para reír". ¿A qué momentos específicos se refiere el versículo?

    8. ¿Qué ejemplo da Rashi para el versículo "Arroja tu pan sobre las aguas, porque tras muchos días lo hallarás"?

    9. ¿Por qué fue creado el Hombre?

    10. ¿Por qué "el final del asunto es mejor que el comienzo"?


    RESPUESTAS

    1. Kohelet enseña que el mundo físico es vacío y efímero, y que el propósito de la vida es el cumplimiento de las mitzvot y el temer a D-os. La sucá también nos enseña esto: es una endeble estructura temporaria a la que ingresamos con el propósito de cumplir con la voluntad de Hashem.

    2. Shlomo ha Melej (1:1)

    3. No transgredas la palabra de Hashem aunque pienses que estás haciendo un buen acto al hacerlo, como hizo Shaul ha Melej (cuando salvó a Agag, el rey amalequita) (7:16)

    4. Porque reunió (kihale) amplia sabiduría, y porque él, como rey, reunía a la nación en Sucot, tras el año sabático. (1:1)

    5. Siete, que se refieren al mundo, que fue creado en siete días.

    6. Al comienzo del asunto, él predice lo que ha de ocurrir al final (2:14)

    7. Un tiempo para llorar: Tishá be Av. Un tiempo para reír: el Futuro, acerca del cual David ha Melej escribió: "Entonces nuestras bocas se llenarán de risa" (Tehilim 126) (3:4)

    8. Yitro le dio de comer a Moshe; más tarde, Moshe se transformó en su yerno y lo aceptó como converso, y la descendencia de Yitro se sentó en el Sanhedrín. (11:1)

    9. A fin de temer a D-os y de cumplir con los preceptos de D-os. (12:13)

    10. Recién al final se sabe que algo está bien hecho, mientras que al principio uno todavía no sabé cómo terminará (7:8).


    Escrito y Recopilado por: Rabino Yaakov Asher Sinclair
    Editor y Responsable: Rabino Moshe Newman


    Or Sameaj es un grupo de Yeshivot y centros de acercamiento, con sucursales en Norte América, Europa, Sud Africa y Latino América. El Campo Central en Jerusalem provee un completo servicio educacional para más de 550 estudiantes de día completo.


    © Ohr Somayach International. Esta publicación puede ser distribuida intacta a otra persona sin previo permiso. Invitamos a nuestros lectores a incluir nuestro material dentro de otras publicaciones, como revistas comunitarias. Sin embargo, solicitamos que nos soliciten permiso de antemano, y que luego nos envien una copia del ejemplar.


    Instituciones Or Sameaj
    Calle Shimon Hatzadik #22, Apdo. 18103
    Jerusalem 91180, Israel
    Tel: 972-2-810315 Fax: 972-2-812890
    E-Mail (español): spanish@ohr.israel.net
    E-Mail (inglés): info@ohr.edu


    Copyright© Or Sameaj Internacional, Todos los derechos reservados.  Envíenos sus comentarios!
    Las publicaciones electrónicas de Judaísmo pueden ser dedicadas en memoria de algún ser querido, o celebrando alguna fecha especial. Póngase en contacto con nosotros para mas detalles.

    © 1995-2014 Ohr Somayach International - All rights reserved.

    Articles may be distributed to another person intact without prior permission. We also encourage you to include this material in other publications, such as synagogue or school newsletters. Hardcopy or electronic. However, we ask that you contact us beforehand for permission in advance at ohr@ohr.edu and credit for the source as Ohr Somayach Institutions www.ohr.edu

    « Back to Succos

    Ohr Somayach International is a 501c3 not-for-profit corporation (letter on file) and your donation is tax deductable.